Simbologìa de los trànsitos

de Carla Pretto

traducción: Isabel Jiménez Martín

INTRODUCCIÓN. En Astrología, el método de previsión se basa en observar los movimientos de los planetas diarios cotejándolos a las posiciones estables en el horóscopo natal, o lo que es lo mismo, a la fotografía del cielo en el momento del nacimiento. El tránsito de un planeta sobre un punto concreto de la carta astral en un determinado momento, tanto si es astro como ángulo (Ascendente, Medio Coeli, Descendente, Imum Coeli) forman un aspecto que puede ser conjunción, sextil, cuadratura, trígono u oposición, según la amplitud del ángulo que se forma entre el pasaje de un planeta, tránsito, y el planeta de la carta astral, llamados planetas radicales o radix.

El planeta en tránsito se menciona siempre antes que el planeta radical. Por ejemplo, el pasaje de Júpiter en tránsito en trígono al Sol radix se leerá así: Júpiter en trígono al Sol y no el Sol en trígono a Júpiter. La simbología del aspecto es la misma, la diferencia radica en la duración; es decir, en el primer caso, el periodo que Júpiter forma aspecto al Sol, dura de un mes a siete; mientras que el tránsito del Sol a Júpiter radical persiste de tres a cuatro días.

Para observar los tránsitos es necesario consultar las efemérides astronómicas del día que se quiere tener información o, aún más simple, se puede utilizar un programa informático que cuando se introducen los datos de la carta astral y los del tránsito que nos interesa, nos da inmediatamente todos los aspectos exactos que los planetas forman con los radicales y con los puntos angulares; es decir, Ascendentes y Medio Cielo. Igual que para los aspectos, también para los tránsitos se considera una órbita planetaria con una holgura de grados, que normalmente son, más o menos: para la conjunción 5º, para el sextil 2º, para la cuadratura 3º, para el trígono 3º, para la oposición 5º.

Las holguras de las órbitas que personalmente valoro, varían según los planetas: para los lentos, como Plutón y Neptuno; una holgura de 2º respecto a los aspectos clásicos, es decir conjunción, sextil, trígono, cuadratura y oposición; pero Urano más o menos 2,5º, para Saturno y Júpiter más o menos 3º. No se debe olvidar los aspectos de semicuadratura (órbita de 45º) y de semisextil (órbita de 30º) sobre todo si están formados por los planetas lentos: Saturno, Urano, Neptuno y Plutón. La holgura orbital que valoro, más o menos, es de 2º para la semicuadratura y de 1º para ara el semisextil. Para la interpretación de estos aspectos se puede considerar la misma simbología del sextil y de la cuadratura, aunque más debilitada.

Durante estos años de estudio experimental, he podido comprobar que la holgura orbital para los aspectos de quinconcio (órbita de 150º) es, más o menos, de 3º. La interpretación es parecida a la de la conjunción. Una regla fija es que la importancia de un aspecto de tránsito depende de su duración; lo que es lo mismo que decir que, cuanto más lento es el pasaje del astro sobre el planeta o su ángulo radical, más relevante es la consecuencia.  Los tránsitos principales son los de Plutón, Neptuno e Urano, pues estos se quedan durante dos años en aspecto con el planeta o con el ángulo radix, marcando profundamente la existencia del individuo, con cambios internos y externos.

Saturno tarda un año en realizar el tránsito, entre el movimiento de retrogradación y los dos pasajes directos, quedando en aspecto, mínimo un mes y medio y un máximo de cinco meses, esto indica decisiones importantes para el individuo que perdurarán.

En cuanto a la influencia de los tránsitos se puede crear una especie de escala de valores, considernado seis órdenes por importancia:

  • Planetas lentos: Plutón, Neptuno, Urano (tránsitos principales)

  • Planetas semilentos: Saturno (tránsito importante) 

  • Júpiter (tránsitos de relieve)

  • Sol : tránsito secundario

  • Planetas rápidos: Marte, Venus, Mercurio (tránsitos terciarios)

  • Luna: tránsito marginado.

 

Marte, Venus y Mercurio, aunque si dan origen a tránsitos terciarios, considerados menos relevantes, adquieren mayor importancia cuando están estacionarios, que hacen que estos planetas frenen su tránsito, procediendo antes en movimiento directo, después retrocediendo y por último retomando el movimiento directo. Cuando se verifica este fenómeno, Marte, Venus y Mercurio tardan respectivamente seis, cuatro y dos meses, para transitar en los treinta o en los quince grados de un signo. En estas circunstancias un tránsito terciario adquiere mayor importancia y potencia del tránsito secundario, es decir, del Sol.

En el análisis de los tránsitos es fundamental estudiar bien el planeta radix implicado en el aspecto, controlar la casa donde está situado y recordarse, cuando se interpreta, que cada planeta en tránsito porta consigo las características que le tiene en la carta astral; se continúa estudiando sólo la simbología y por último se analizan los aspectos que se forman con los planetas o con los ángulos radicales.

Además es oportuno recordar que cuando dos planetas transitan contemporáneamente en su radix, indican dos simbologías opuestas, que no se anulan recíprocamente, sino que mantienen bien separada su identidad, por ejemplo Mercurio transita positivamente por Júpiter radix y el mismo Júpiter transita negativamente por Mercurio radix. Simbologías que se tiene que tener en consideración atentamente, porque el primer tránsito, aunque si por poco tiempo, manifiesta su positivismo en determinados sectores, mientras que el segundo, de mayor durada, evidencia su negatividad en otros: sectores que varían según en las casas donde tiene lugar el tránsito. 

Hay que tener presente que en un tránsito se exprime todas las simbologías, que el planeta que transita porta consigo y todas aquellas que el astro radical posee; por ejemplo, el tránsito de Neptuno opuesto a Mercurio radix, entre otras simbología, puede indicar ansia, debido a la falta de liquidez económica, por gastos afrontados por los hijos, hermanos, jóvenes en general o familiares. Pero la simbología del tránsito no termina ahí, puede comprender otras dificultades, limitación económica por motivo de sucesos desfavorables laborales o comerciales.

Mucha más atención hay que prestar cuando se interpreta los tránsitos de las cartas astrales que presenten conjunciones o estelium, pues es necesario analizar atentamente los planetas que lo forman; por ejemplo, si hay una conjunción Urano-Marte o Plutón-Marte y en el acúmulo hay también otros planetas, un tránsito positivo de Marte puede acarrear una sobrecarga de energía, que repercute en el sujeto, trasmitiendole excesiva seguridad en si mismo, tendiendo a exagerar su comportamiento, a ser intrépido y por lo tanto exponiéndolo a accidentes morales o prácticos. Mientras que un tránsito negativo, siempre de Marte, representa nerviosismo, inseguridad que hacen que el sujeto esté más atento, y por lo tanto menos propenso a sucesos infaustos.

Hay tránsitos que llamo arreglador, al menos mientras dura el pasaje y estos son los planetas lentos: Urano, Neptuno, Plutón, los cuales están disonantes en la carta astral, sobre todo por los luminares o por los planetas rápidos, en el momento en el que transitan positivamente, para el sujeto sobreviene un bloqueo notable; es decir, si en un horóscopo natal, Urano forma cuadratura a Venus, entre las varias simbologías del aspecto, una de ellas es la inseguridad afectiva, por lo que el sujeto titubea referente a su pareja, interpretando los eventuales retardos a encuentros o las recogidas nocturnas, como ofensas porque piensa, que automáticamente que el compañero/a se ve con otro/a. Esta situación lleva al fracaso de la velada y de la diversión. Con el tránsito de Urano que forma conjunción , sextil, semisextil o trígono a Virgo, el sujeto adquiere una seguridad afectiva interior, por lo que dichos retardos o salidas se aceptan como normales contratiempos, debido al tráfico o por motivos laborales imprevistos y por consiguiente trascurre la velada agradable en armonía con su pareja.

Si un planeta en tránsito que forme aspectos positivos, pero en la carta astral esté desarmónico, quiere decir que el sujeto obtendrá resultados favorables, consiguiendo los objetivos propuestos, pero el esfuerzo que tiene que realizar será importante. Si el planeta es Saturno o Urano, el sujeto tendrá lucidez racional y se respetará sus expectativas, sin embargo si los planetas son Neptuno o Plutón, sucede a menudo que no se consigue los objetivos preestablecidos racionalmente, pero se realizan otros: esto porque las metas inconsciente del sujeto son completamente diferentes y él las desconoce: la voluntad inconsciente no concuerda con la consciente.

Para simplificar la lectura de los aspectos los he dividido en dos grupos: en el primero ilustro la conjunción, el sextil, el trígono y el semisextil; en el segundo la cuadratura, la oposición y por lo tanto también la semicuadratura.

La conjunción es un aspecto, por decirlo de alguna manera, ambiguo y hay que valorarla atentamente: si el planeta radical por el que pasa el planeta en tránsito, forma por lo tanto una conjunción, está aspectado positivamente, el resultado es doblemente positivo, siempre que no se configure una sobre carga. Si por el contrario el planeta radical está aspectado negativamente, el de tránsito, que es el que origina la conjunción, acentúa también los mismos aspectos del planeta radix, cuya simbología será negativa, mientras que el tránsito de conjunción de por si porta los propios significados positivos.

El semisextil y el sextil tienen la misma influencia del trígono, aunque ligeramente atenuada; la verdadera distinción la aporta las casas donde sucede los aspectos.

La cuadratura y la oposición, como valores simbólicos son parecidos, la diferencia radica en el hecho que la cuadratura y la semicuadratura crea tensión, obstáculos, de los que el sujeto no consigue desengancharse, quedando como bloqueado psicológica y físicamente, casi padeciendo su propio estado de ánimo, o la solución impuesta por otros o por sucesos externos.

Sin embargo en la oposición la tensión fluye desde un polo al opuesto y el sujeto consigue descargarla, aunque si el resultado puede revelarse inmediatamente frustrante.

Además, quiero destacar la importancia que en la lectura de los tránsitos, tiene las simbologías de los planetas que tránsitan en las casas.

En la astrología las influencias planetarias son muchas y muy diferentes las características psicológicas de cada uno de nosotros y diversos también los diferentes modos de llevarlas a cabo; por ejemplo, un trabajo, como multitud de ellos. Creo que es casi imposible, tratar satisfactoriamente todas las posibilidades simbólicas, sacando todas las interpretaciones. Por eso, he pensado de citar las simbologías de los planetas al principio de varios capítulos y sugiero se tenga siempre presente y se aplique en todas sus variedades; por ejemplo, si yo escribo: "dificultad de comunicación, las noticias verbales, escritas, telefónicas, informatizadas son negativas o difíciles". Esto puede significar sea lo que está escrito literalmente, como: rotura o pérdida del aparato telefónico, encontrar siempre ocupado el número con el que queremos comunicar o no encontrar la persona o incluso equivocarnos al hacer el número, tener problemas con el ordenador y no conseguir mandar o recibir un correo, espera una carta que no llega porque se ha perdido o debido a una huelga de correos, enterarnos de alguna mala noticia en el periódico, , escribir un mal artículo o no conseguir publicarlo satisfactoriamente, si uno es periodista. 

Se podría continuar la lista, pero quien escribe se arriesga a perderse con tantos detalles, descuidando la idea general. Además, por mucho que se quiera profundizar, soempre se deja algo atrá porque la imaginación y la realidad de la naturaleza humana superan cualquier fantasía que el escritor tenga. 

En este libro, que por fuerza está resumido, gracias a la experiencia de casi treinta años, intento explicar las influencias principales de los astros en tránsito. Espero pueda ser de utilidad a quien me lea.

En esta segunda edicción he agregado un capítulo sobre la lectura del aspecto de quinconcio; argumento innovador, hasta ahora se le ha prestado poca atención por la incerteza en la interpretación por parte de la mayoría de los astrólogos, que han dado una lectura controvertida.

 

PLUTÓN

Plutón tarda 250 años en dar la vuelta al Zodiaco, el paso diario es tan exiguo que se indica sólo el paso anual, que varia desde los 50 sexagésimo hasta los 2 grados. La holgura orbital que personalmente considero durante el tránsito es de 2 grados, por consiguiente su pasaje de un planeta radical entre sus movimientos directos y uno retrógrado dura al rededor de dos años y por eso se considera un tránsito principal.

He notado que cuando Plutón transita positivamente por uno de los luminares o por uno de los planetas rápidos radicales, la simbología de creatividad, de fuerza o de coraje se cumple totalmente, resultando ser una garantía para el sujeto a la hora de superar otro tránsito principal negativo: suelo decir "puede caerse el mundo que yo me salvo". Si por el contrario transita negativamente, sobre todo por uno de los luminares, la crisis existencial que el sujeto tendrá que afrontar, será dolorosa, desestabilizadora, destructiva, para él y para los que les rodean.

Plutón simboliza la creatividad, el crecimiento en su más amplio significado, por consiguiente simboliza la producción de células del organismo humano que si el planeta transita negativamente, puede significar el desarrollo de células anómalas, maligna, por lo tanto tumores. De hecho, con el tránsito negativo de Plutón sobre los luminares y sobre los planetas rápidos y sobre Júpiter. He notado, que sobre todo en sujetos ancianos, existe una porcentual elevada que este mal se desarrolle, la parte afectada está representada por los planetas con los que forma aspectos, por las casas y por los signos en los que estos se encuentran y por las casa y por los

signos donde Plutón transita. Gracias a mi experiencia, puedo también decir que durante el periodo del tránsito, el sujeto tiene que ver con la enfermedad, no tiene porque ser él quien la padezca, podría ser una persona de su entorno familiar.

Como Plutón representa la muerte, el sujeto también se verá relacionado con la muerte, y según si el tránsito es negativo o positivo vendrá afrontada como un trauma o como una liberación.

Para mi, Plutón es el planeta más difícil de interpretar, como tránsito, no por su simbología sino como se constata; tal vez debido a su simbología de oculto tiende a esconderse durante casi todo el periodo del tránsito, el sujeto se da cuenta de lo que está sucediendo sólo cuando el aspecto está disolviéndose.

Las simbologías son:

  • La creatividad.

  • La profunda energía vital, el Ello.

  • La intriga, la capacidad de embaucar.

  • El Amor al riesgo.

  • La individualidad.

  • Los líquidos subterráneos; el petróleo, aguas residuales, aguas sucias. 

  • El dinero de los demás: herencia, seguro, dinero que se espera desde hace tiempo, bancos, impuestos.

  • Los testículos. 

Profesiones

Todas las actividades relacionadas con el delito; desde el detective al policía, pasando por el trabajo en los servicios secretos, quien forma parte de Grupo Especial de Operaciones, psiquiatra criminal, escritores de novelas policiacas. Cualquier actividad relacionada con la eliminación de basura: quienes la seleccionan y las queman. Profesiones que se ocupan de sepultar a los muertos: el sepulturero, quien trabaja o coordina funerarias o quienes esculpen las lápidas, venden flores para adornarlas. Todas las actividades que se basan en la gestión de dinero ajeno, como agentes de seguro, banqueros, prestamistas. También las profesiones que se ocupan de la ciudad: política, alcalde y porque no, también mafia. Otra branquia que se le atribuye es la relacionada con el sexo, tanto la prostituta como el "chulo", quien gestiona o trabaja los locales nocturnos "porno", quien imprime, escribe revistas pornográficas. Y para terminar las actividades referentes al petróleo, desde los que trabajan extrayéndolo hasta quienes trabajan en un surtidor.

Tránsito Plutón Conjunto Sextil Trígono Sol

Plutón representa la creatividad, la energía vital profunda, el Ello, mientras que el sol simboliza el individuo, el Yo, por eso cuando los dos planetas transitan positivamente entre ellos, significa que el Ello y el Yo colaboran; toda la energía libídine del sujeto punta hacia la creación, el suceso de si mismo y sin darse cuenta adquiere más seguridad, se hace más individualista y valiente, a tal punto que nadie conseguirá hacerle cambiar idea. Es un pasaje, que sobre todo para un hombre, representa la reflexión que hace de si mismo y a través de la cual toma conciencia de sus cualidades y defectos, aceptándose y esto le permitirá usar positivamente toda su energía; por lo tanto, durante todo el tiempo que dure el tránsito, él conseguirá obtener lo que más intimamente desee, pues representa la energía, la fuerza de lo que quiere conseguir, ayudándose también con la imprudencia y la estafa si es necesario.

Trabajo

Cuando el tránsito de Plutón está armónico al Sol, el sujeto se siente motivado para dedicarse con pasión y entusiasmo al trabajo, que será un indicador de su creatividad y de su capacidad, pero también un modo de descubrir seguridad interior. El modo de presentarse, el entusiasmo y la pasión que dedica le permiten obtener gratificantes resultados; satisfacciones que refleja en sus compañeros de los que recibirá aplausos y consensos. Puede suceder que, sin saberlo, sea motivo de habladurías, maquinaciones y engaños, simbolizados por Plutón, pero que como el pasaje es positivo, se modificará a su favor. 

El tránsito refleja el estímulo que siente el sujeto por crear una sociedad, un trabajo por cuenta propia, para conseguir esto, se implicar abierta y espontáneamente, en cuerpo y alma, sin poner límite al tiempo, olvidándose de todo y de todos aquellos que escapan de estos objetivos. La energía, la productividad, el ingenio, la intuición, e incluso las estafas, las intrigas, las recomendaciones, la ley del silencio, son instrumentos que el sujeto crea y usa, en el buen sentido

de la palabra, con tal de conseguir poner en marcha la actividad, que la mayoría de las veces, consigue, excepto otros tránsitos principales o importantes contrarios.

Para quienes estén en paro y buscan trabajo, representa la posibilidad de encontrar una ocupación: la actividad que el sujeto desea, o está relacionada al título de estudio o un trabajo que lo apasiona y lo engancha.

Padre 

El tránsito positivo representa la revisión que inconsciente y de forma natural el sujeto hace de su padre como procreador, que intenta que las reglas sean respetadas e impone límites, se transforma en padre-hombre, y a pesar de que a pesar de mostrarse ante los ojos del hijo como una persona creativa, orgullosa y segura de si misma, el hijo es capaz de hablarle sin miedo, y establecer un diálogo y complicidad y, si fuera necesario, hacerle frente en cualquier discusión. Esto influye positivamente en el crecimiento como persona, empezando así a caminar autónomamente, aunque si sabe que cuenta con el apoyo paterno si fuera necesario.

Pareja 

La seguridad en si mismo, la vitalidad y sobre todo esa parte misteriosa, de la que se envuelve el sujeto y los gestos y modo de vestir sensuales, le proporciona muchas conquistas, con las que se relaciona con cordialidad y entusiasmo, incluso se divierte interiormente, viendo que las manejar a su antojo. Elige de forma inconsciente pero basada en el hecho que el compañero-a lo haga sentirse único y protagonista. 

Para la mujer, el tránsito indica la revisión que ella hace sobre su prototipo masculino, revisión que le permite embellecer y aceptar totalmente la figura masculina y por lo tanto conseguir relacionarse ella al mismo nivel de él. Pero, si Plutón radical es fuerte en el nacimiento, el tránsito puede empujarla a tener ademanes masculinos y a la hora de relacionase con su pareja y esto se puede traducir en que es ella quien toma la iniciativa, cuando quedan, cómo y cuándo iniciar, continuarla o interrumpirla la relación, si tuviera ya una. Hay que decir, que el tránsito, para ambos sexos, incita al sujeto a tener más de una relación contemporáneamente; precisamente por la simbología que Plutón representa: amor de riesgo, oculto, de intrigas, por supuesto es necesario valorar las tendencias individuales que la carta astral representa.

Para la mujer casada o convivente, el tránsito positivo simboliza la buena relación que está viviendo con su pareja, con la que se siente satisfecha sexualmente, incluso por todo lo él está haciendo por ella, en particular en lo referente al trabajo. El compañero se manifiesta lleno de energía, de creatividad, incansable y seguro y esto no sólo le trasmite una sensación de protección, sino que la estimula a provocarlo, a competir y a ser cómplice de él.

Si la mujer vive una relación, un matrimonio o una convivencia frustrada, el tránsito positivo de Plutón, le trasmitirá energía para poder afrontar la separación y alegría por conquistar nuevamente su individualidad y su dignidad.

Sexualidad 

Plutón en su simbología de testículo y por lo tanto de sexualidad,en el hombre, el tránsito armónico con el Sol revela una gran energía sexual que lo estimula a tener una intensa y gratificante actividad, salvo que no haya otros tránsitos secundarios negativos; como por ejemplo Urano negativo en Marte radical. También para la mujer el tránsito representa un mayor deseo y energía sexual, que normalmente consigue con su pareja, pero si él no fuera capaz de satisfacerla, ella lo conseguiría buscando otros hombres más capaces.

Figura masculina

Favorables, creativos, intrigantes, cómplices, son las relaciones que el sujeto instaura o continua a tener con la figura masculina en general y con los amigos en particular. Él se siente admirado y apoyado, lo que le permite ser él mismo, de mostrar sus virtudes y sus defectos.

Situación económica 

Plutón, en su simbología de dinero ajeno, el tránsito armónico con el Sol, evidencia la satisfacción que el sujeto siente de la propia situación económica: posibilidad de importantes ingresos, que podría ser gracias a acertadas inversiones, a herencias o ganancias proveniente del padre o del abuelo, a ingresos por aseguración, o por impuestos atrasados. También el tránsito puede indicar la facilidad con la que el sujeto consegue préstamos bancarios o como se relaciona con la persona masculina que allí trabaja.

He observado que el tránsito para una mujer puede también significar dinero proveniente del marido, la asignación, si está separada, del padre o de cualquier figura masculina.

Salud

El tránsito positivo representa vitalidad y creatividad; pero también indica, como estas características son índice de buena salud y protección de cualquier enfermedad. Podemos decir que si el sujeto padece alguna enfermedad debido a otros tránsitos negativos, gracias al éste tránsito positivo, consigue afrontar cualquier tipo de cura o intervención con energía, consiguiendo un rápido restablecimiento; a tal punto, que no solo él se sorprenderá sino también los médicos.  

Tránsito Plutón cuadrado opuesto Sol

Este tránsito partido, lo vive más dramáticamente el hombre que la mujer porque el sol representa la figura masculina y Plutón se considera un planeta masculino.

El tránsito disonante representa la profunda crisis existencial por la que atraviesa el sujeto, el cual interiormente se siente frustrado y cansadode la vida que lleva. Esta sensación que oculta a los demás, lo lleva a hacer balance del camino recorrido, de sus acciones, para llega a la conclusión que todo lo que ha construido ha sido inútil e insignificante. No cree en él ni en su trabajo. Le gustaría reaccionar, hacer algo o tirar todo por la borda, pero no tiene ni el valor ni la energía para hacerlo, por lo que se ve obligado a quedarse por dos años atrancado, bloqueado en su frustración. La crisis también puede ser desencadenada, inicialmente, por factores externos, pero que sucesivamente repercuten íntimamente, procurándole una gran insatisfacción de si mismo, que a veces puede llevarlo a una bipolaridad de la personalidad y en casos raros, con tránsitos secundarios importantes negativos al Sol, pueden llegar a desear morir o suicidarse.

Trabajo 

El tránsito disonante se manifiesta en el sujeto, sea hombre o mujer, a través de problemas laborales que tiene que afrontar. Inicialmente puede advertir una insatisfacción general, sin llegar a comprender el porqué, pues es normal que él por parte de compañeros de trabajo o de superiores sea objeto de maniobras ocultas, que más tarde se revelarán negativas y exclusivas para el sujeto, el cual a parte de tener que renunciar al encargo habitual, y por lo tanto a sentirse impotente ante tales maquinaciones, no consigue tranquilizarse ante tal acoso personal, acumulando rencor y rabia, que consigue desahoga revelandose contra todos, ya que será difícil que descargar su tensión en los culpables.

Para quien trabaja en sociedad con socios varones, el tránsito indica la posibilidad que el sujeto sufra engaños o estafas por parte de uno de los socios, con consecuencias graves, que no solo afectará a nivel laboral, con la desaparición o división de la actividad, sino también a nivel financiero.

Para quien trabaja por cuenta propia el pasaje de Plutón disonante al Sol indica la grave crisis laboral que deberá afrontar, a causa de malas inversiones en productos o maquinarias, víctima de engaños o sucesos desafortunados, que ponen en peligro la continuación de la actividad.

Para quien busque trabajo, el tránsito evidencia dificultad a la hora de encontrarlo, pero sobre todo indica como se ve obligado a aceptar o someterse a una actividad que no es la que desea o para la que ha estudiado.

Padre 

El tránsito disonante pone en evidencia el análisis que el sujeto se hace sobre la figura paterna, análisis que con frecuencia se debe al hecho de tener que vivir con el padre ; bien porque deba cuidarlo, mental o físicamente o porque se de cuenta que delante de él tiene una figura débil, y esto, si por una parte le crea sentimientos de entusiasmo, por otra parte le crea una sensación de fastidio y de compasión. El padre al no tomar ninguna decisión, se presenta ante los ojos del hijo débil, mientras que en algunos raros casos esta fragilidad del padre es el origen de una gran depresión que puede llevarlo al suicidio.

Compañero 

El análisis que hace sobre la figura paterna y la crisis existencial que está viviendo, hacen que como pareja, muestre su peor lado y proyecte toda su frustración e inseguridad sobre quien le está cerca. Es difícil para él encontrar y llevar a cabo una relación lineal, porque la crisis de identidad que está atravesando le impide saber que tipo de mujer es la más apropiada para él; incerteza que manifiesta también en la discontinuidad en sus conquistas.

Para un sujeto femenino, el tránsito disonante refleja el análisis psicológico que con relación al padre hace y por lo tanto, de su prototipo de hombre. Si tiene ya pareja, los problemas que debe afrontar son duros, pues sus sentimientos pasan del amor al odio, de la creatividad a la destrucción de la relación, sin medias tintas, porque se da cuenta que a su lado tiene un hombre débil, inseguro e insatisfecho, que no sabe bien como hacer para resolver los problemas que está viviendo e intenta ocultar, reaccionando a veces en modo agresivo y determinante, imponiendo su voluntad aunque si eso obstaculizarán las decisiones de ella y su cotidiano. Se desencadena un sentido de opresión, de irritabilidad y rencor; pero que la fémina no consigue manifestar abiertamente; bien, con tal de vivir tranquila o por la falta de energía, ocultando así las propias frustraciones.

El tránsito disonante refleja la dualidad entre odio y amor que la mujer siente hacia la figura masculina, con semejantes preámbulos, para quien no tenga pareja, resultará difícil encontrar una o por lo menos instaurar una relación gratificante, precisamente por la ambivalencia que el compañero mostrará desde el principio, por una parte a ella le atrae, mientra que por otra lo rechaza.

Sexualidad 

Plutón, en su simbología de testículos, en el tránsito disonante al Sol representa: para un hombre la falta de energía sexual, que le comporta la desaparición del líbido, es decir, el estímulo para tener relación sexual. En el caso se esforzara, la relación resultaría pobre y frustrante, no sólo para él sino también para su pareja. El tránsito también puede indicar la constricción a la que se ve sometido en limitar las relaciones sexuales a causa de su pareja; por ejemplo, porque esté embarazada o porque se aleje o se separe de él. También para las mujeres el tránsito representa un bajón en la líbido y energía sexual, por la repugnancia que a veces siente hacia su pareja o hacia la figura masculina en general, pero la disminución en la relación sexual puede ser también debido al alejamiento o a la separación de él.

Figura masculina 

En general, las relaciones con la figura masculina son problemáticas, en particular con los amigos. Él se puede sentir traicionado o engañado, con la consecuencia de romper viejas relaciones.

Situación económica 

Plutón en su simbología de dinero ajeno, el tránsito disononate con el Sol, evidencia gastos desagradables. El sujeto será víctima de estafa, engaño o tendrá que abonar importe superior al real. También puede significar: dificultad a la hora de obtener un préstamo bancario, dificultad en las relaciones con persona del sexo masculino que trabaja en el sector financiero, problemas en la repartición de una herencia o por ingresos del seguro, incluso por impuestos que tenga que pagar o multas atrasadas. Para la mujer, el tránsito puede significar también la posibilidad de tener que desembolsar o tener menos ingresos a causa de la figura masculina, del marido, conviviente o padre.

Salud

Con el tránsito negativo el sujeto a veces se ve obligado a ocuparse de la precaria salud del padre (depresión o tumor). Él puede sufrir otras molestias derivadas de su frustración, pero sólo si hay otros tránsitos negativos secundarios es cuando indica que la enfermedad está apareciendo.

© 2023 Carla Pretto