Cómo se lee el lado oculto de la personalidad en una carta astral

 

de Carla Pretto

traducción: Isabel Jiménez Martín

 

Para los que se entiende de astrología, cuando algo no se ve o está oculto, inmediatamente se asocia a  Escorpio y a la casa octava; por lo tanto, quien tiene aspectos de escorpiones bien evidenciados o una casa octava llena de planetas en su carta astral tenderá a esconder parte de su personalidad, o a ocultar sus proyectos, o como llevarlos a cabo.

Pero todo el mundo tiene una parte oculta a la que llamamos inconsciente, simbolizada por Neptuno y Plutón.

Neptuno representa el inconsciente superior, que se manifiesta con la emotividad, la sensibilidad, el ansia, el pánico, sensaciones que empujan al individuo a reaccionar escapando. Si el planeta está aspectado positivamente en la cata, entonces la válvula de escapé será el arte, la música, los viajes, bien mentales o reales; pero si por el contrario está aspectado negativamente, entonces se evadirá mediante el alcohol, la droga o las enfermedades mentales.

Plutón representa el inconsciente profundo, oscuro, el lugar donde se depositan los traumas más dolorosos, para cancelarlos de la mente, si no el individuo no conseguiría sobrevivir. Plutón es el encargado de ocultar y de transformar los traumas para ser olvidados, marcando en el individuo ciertas peculiaridades de carácter psicológicas, que cambian según el trauma sufrido y por lo tanto según los aspectos negativos que  forma con los otros planetas.

El disimulador por excelencia es Plutón escorpiónico: el planeta hace, a veces, que la personalidad sea impenetrable incluso al propio sujeto, que se ve obligado a reaccionar empujado por los impulsos que provienen de lo más íntimo, hermético a cualquier análisis.

Otro modo de ocultarse es el característico de los piscis, propio de aquellos que se esconden, escapando de ellos mismos y de los demás.

Para ejemplificar mejor lo que hasta ahora he explicado, se presentan algunos temas natales donde se evidencian particularmente lo expuesto.​

El sujeto, de sexo masculino, presenta el Sol en Piscis en la casa novena, lo que indica la predisposición a los viajes, tanto en sentido geográfico como mental. El luminar foma trígono con Neptuno, señor de los Piscis; por lo tanto,  la tendencia a escapar de la realidad es aún más fuerte. También el Sol está en oposición a Plutón: al principio de la consulta, él negaba el conflicto que sostenía con la figura paterna, aunque si el aspecto reflejaba claramente la imbología de naturaleza psicológica. De hecho, él admitía la constante insatisfacción que sentía dentro de él, pero no lo conectaba a una relación poco serena con el padre, que él pensaba que era óptima. Refiere que el padre lo había iniciado en la práctica de numerosas actividades, sobre todo deportivas, pero que él lo había vivido más que como un aliento afectuoso, como una restricción dolorosa. El trígono que forma el luminar con Neptuno nos indica como él ha evitado siempre reconocer este conflicto y por consiguiente los graves daños que comporta, gracias a una de las características más neptunianas: la idealización de la figura paterna. La visión alterada del padre era de forma inconsciente, lo que le permitía mantenerse alejado de su parte problemática. Lo único que el sujeto percibía, era su profunda insatisfacción presente en cualquier iniciativa tomara: la relación conflictiva con el padre se había tansformado en inseguridad y temor profundo de si mismo, clásico  de la relación disonante entre el Sol y Plutón, a pesar de su apariencia optimista y alegre que indica Júpiter conjunto al Sol y en trígono al Ascendente.

La Luna del sujeto se presenta conjunta a Plutón; de hecho, él a pesar de que manifestara preferencia hacia el padre, por la necesidad inconsciente que tenía de su aprobación y estima, ha tenido con la madre una relación más serena, que ha sido fundamental para su desarrollo y para su trabajo. Como el luminar femenino se encuentra en la tercera casa, su elección profesional se ha dirigido hacia el campo de la editorial, donde consigue expresar toda su creatividad y su fantasía. 

A un cierto momento de su vida, conoce a su mujer, la cual lo apoyará, lo estimulará a llevar a cabo los cambios que él tanto teme. 

El Sol en la casa novena conjunto a Júpiter, nos indica como durante los viajes percibe realmente la sensación de libertad, y distenderse sin temor;  pero en cuanto entra en contacto con el cotidiano, advierte la sensación de castración y limitación que siempre ha sentido.

© 2023 Carla Pretto